Algunas notas sobre el atentado terrorista en Barcelona

Los atentados terroristas sin duda causan conmoción en los pobladores, pero una región sabe que tiene apoyo cuando el resto de la nación se avoca a ayudar, agregándose igualmente la solidaridad de otros países.

Era cuestión de tiempo que se perpetrara una catástrofe de esta magnitud en España, ya que en Reino Unido, y Francia el mayor afectado, los terroristas habían sido inmisericordes con la población por aquello de los ideales religiosos.

Afortunadamente el evento no trascendió a mayores, ya que en muchas regiones del país se activaron protocolos de emergencia, así que prácticamente en España se encontraban a la espera de que ocurriese lo peor.

Lo ideal es que no se hubiese producido ninguna pérdida humana e indudablemente es el tipo de atentados que dejan marcas en la población, por lo que los terroristas lograron con éxito su cometido.

Un evento que puede tomar por sorpresa

Los atentados terroristas son totalmente indeseables, y por ello se toman medidas preventivas, pero lamentablemente no todos son conscientes de que estos acontecimientos pueden suceder en algún momento.

En Las ramblas nadie esperaba que eso sucediera, y es quizás el factor sorpresa lo que mayormente afecta, pero después de que ocurre un evento de estas magnitudes, lo que queda es levantarse y seguir adelante.

Eso quizás pueda sonar razonable para un cerrajero en sarriá que ejerce su oficio y tuvo que parar medio día, pero para alguien que haya perdido a algún familiar durante ese accidente, pudiese parecer descabellado.

Pero ciertamente no queda de otra, pues los atentados terroristas en lugar de minimizarnos como población, éstos deben marcan un precedente para fortalecernos, y si tenemos la oportunidad, saber cómo actuar en una próxima ocasión.

Rumores de guerra

Pese a que la ONU es un organismo que fue creado a raíz de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, no se descarta que en un futuro cercano o lejano se pueda perpetrar una Tercera Guerra Mundial, ya que lamentablemente los seres humanos no sabemos cómo convivir.

Por otra parte, los gobernantes han tenido que hacer un esfuerzo titánico por contenerse para propiciar un escenario bélico, pues los costos económicos, políticos y sociales que las guerras traen no son nada alentadores.

A esto se suma que, cuando un país acude a la guerra, lo hace con intención de ganar por su plena confianza en las fuerzas armadas, porque ya tiene cierto conocimiento sobre el enemigo que se propone vencer.

De momento es poco lo que se conoce sobre estos enemigos terroristas. Estos que nos ganamos gratuitamente no por cuestiones religiosas, porque sabemos que los musulmanes promedio no son así.

Sino que la presencia de estos grupos obedece a un trasfondo más obscuro en el que usan a psicópatas que se inmolan, y donde otros líderes religiosos más astutos son los que tienen el control, y no serían capaces de dar su vida con tal de seguir disfrutando las riquezas.

Lo que queda por ahora es seguir observando y seguir sobreviviendo. Esperemos que pasará a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *